2008

Muchos inmigrantes de Erwin usan tarjetas telefónicas prepagadas para mantenerse en contacto con sus familiares en sus países natales. Las tarjetas se pueden encontrar en tiendas de estas zonas y el costo por llamada es más barato que lo que ofrecen las compañías de teléfonos fijos. Pero aún así, los que las compran se sienten estafados.

“Cuando se compra una tarjeta, nunca rinde la cantidad de minutos indicados,” dijo Patricia Breto, mientras compra una tarjeta de $3.00 llamada “Fuerza Mexicana” en El Corita, una tienda en la calle Main Avenue. “Una vez gasté $5.00 en una tarjeta y sólo me rindió una llamada. Llamé al número indicado en la tarjeta para ayuda al cliente, y nadie me contestó. Me enojé muchísimo.”

Recipientes rojos, amarillos y azules cubren el pasillo de comida hispana en una tienda de Erwin; algunos brillan con fotografías de cactus cortados, y otros con coloridos pimientos y frijoles cubiertos en salsa. Los residentes del área, como Connie Saldaña, solían tener que ir lejos para encontrar un negocio que vendiera estos ingredientes.

Hoy en día, los vecinos del área cuentan con una tienda cercana donde puede comprar los ingredientes necesarios para hacer enchiladas auténticas, arroz español casero y tamales calientes.

“Muchas veces Wal-Mart y ciertas veces Food City tienen mucha comida mexicana,” dijo Saldaña. “La magia está en la manera en que combinas todos los ingredientes para darle el sabor que quieres.”

La Asociación Americana de la Obesidad reporta que en los Estados Unidos el índice más alto de obesidad se encuentra en las comunidades afroamericanas e hispanas. De acuerdo a los expertos, la dificultad que presenta la obesidad es que lleva a otros problemas de salud tales como presión alta, diabetes, y enfermedades cardíacas.

De todos estos problemas, los profesionales locales de la salud dijeron que la diabetes parece ser el problema que más prevalece entre la población hispana de la región Tri-Cities del nordeste de Tennessee.

Una de las formas en las que los inmigrantes demuestran su afecto a sus familias y allegados es enviando dinero a sus casas. Para algunos trabajadores locales, eso significa un viaje a La Mexicana, una tienda ubicada en South Roan Street al 709 en Johnson City.

Carlos Martínez, un cliente de la tienda, trabaja en una fábrica de la zona. Cuando junta suficiente dinero, lo envía a sus allegados a través de los servicios ofrecidos por La Mexicana.

“Mi padre no está trabajando por ahora, así que para mi familia en México es importante recibir este dinero,” dijo Martínez, quien ha estado trabajando en Estados Unidos desde hace más de cuatro años.

Viene noviembre y algunos miembros de la comunidad hispana del condado de Unicoi planean hacer oír sus voces a través del voto presidencial. El primer paso es asegurarse que la gente vaya al centro electoral.

Según la Oficina de Censo de los Estados Unidos, o U.S. Census Bureau, los hispanos representaron el 6% de los electores de la elección de 2004, cuando votó el 47% de los ciudadanos hispanos.
En aquel año, el Presidente George W. Bush obtuvo el 44% del voto hispano, mientras que en el 2000 contó con el 35% de sus votos.

Page 2 of 3