Friday, 12 June 2009 00:00

40 estudiantes de Dobyns-Bennett tuvieron notas altas en los exámenes nacionales de español

Written by Holly Blair, Traducido por Kris Markl
La clase de Elena Allen participa en un grupo de ejercicio de vocabulario grupal. La clase de Elena Allen participa en un grupo de ejercicio de vocabulario grupal. Holly Blair

Los estudiantes de la Escuela Secundaria Dobyns-Bennett han estado sobresaliendo en el Examen Nacional de Español y apuntan a continuar la tradición. Premios fueron concedidos a 40 estudiantes de la escuela secundaria por el examen en el 2008, reconociendo su excelencia en el logro académico por aprender español como segundo idioma.

El Examen Nacional de Español, patrocinado por la Asociación Americana de Profesores de Español y Portugués, es una evaluación estandarizada dada por profesores para medir la competencia y el logro de estudiantes que estudian español como segundo idioma. Además de recibir reconocimiento nacional, los estudiantes que sobresalieron en este examen son elegibles para solicitar premios de viaje para estudiantes de tercer año y becas para estudiantes de último año. Esta demostración impresionante de los estudiantes de D-B ha inspirado a profesores y estudiantes a continuar sus búsquedas académicas en la vida aplicada y en actividades de la comunidad.

“Estos premios son buenos para que los estudiantes los pongan en su currículo y para su futuro si se decidieran a seguir una carrera en este campo,”dijo Elena Allen, una profesora de español en la escuela.

La instrucción de la clase se enfoca en la preparación para el examen y en actividades que desarrollan las habilidades en el idioma español. Para ayudar a los estudiantes y mantenerlos ocupados en un “bloque” de clase de 90 minutos, los profesores usan juegos, canciones, ayudas visuales y tácticas prácticas.

“Silencio, por favor,” dijo Allen, silenciando a su clase a las 9:26 a.m., durante el segundo bloque del día.

La lección comienza con una canción. Estudiantes de la clase cantan con la música en español, trabajando en sus pronunciaciones. Hay dos clases en sesión de nivel 1 al mismo tiempo, ambas cubriendo el mismo material.

La clase de Elizabeth Wilkins está al lado, donde los estudiantes están cantando en español acerca de una rana que ha comido demasiado.

“Imitar la canción es una buena manera de aprender cómo pronunciar las palabras, no como si fueras del este de Tennessee,” dijo Wilkins.

Diferentes tácticas son utilizadas para que cada estudiante pueda encontrar la estrategia de aprendizaje que mejor funcione con ellos.

“Usamos juegos y canciones de aprendizaje,” dijo Cheryl Rice, una profesora de español. “Cada juego tiene un propósito específico.”

A juzgar por los estudiantes y sus resultados en el examen nacional, los juegos y las canciones están funcionando. Melissa Myers y Megan Brooker, estudiantes de tercer año en Dobyns-Bennett, están de acuerdo en que los juegos son la parte favorita de su clase.

“Me gusta el juego competitivo en donde nos paramos en dos líneas paralelas y competimos con el vocabulario,” dijo Myers.
Myers se ubicó en el percentil 85 de la nación en el nivel uno del examen en el 2008. Ella dice que se sentía preparada a causa de los juegos y actividades de la clase.

Brooker tomó la responsabilidad de prepararse al usar un sitio Web en donde exámenes de práctica de años pasados y ejercicios de práctica están disponibles para los estudiantes. Brooker calificó entre el percentil 95 de la nación en el examen.

“Escogí llevar español porque creí que lo usaría más que cualquier otro idioma extranjero. Me gustaría tenerlo como mención en mi carrera,” dijo ella.

Dobyns-Bennett requiere que los estudiantes tomen los niveles uno y dos del mismo idioma extranjero para graduarse. Esto cumple con los requisitos del estado para los estudiantes que asisten a una universidad de cuatro años. No hay ningún requisito de idioma extranjero en las universidades técnicas.

“Con una cantidad creciente de gente hispanohablante en la nación y la comunidad, aprender español será beneficioso para los estudiantes,” dijo Allen.

“Nuestra nación tiene la segunda población más grande de hispanos y el español es el segundo idioma más comúnmente hablado en los Estados Unidos,” dijo ella.

Según el censo de los Estados Unidos en el 2000, el 1 por ciento de los 44,905 residentes de Kingsport eran hispanos o latinos de cualquier raza. Según la Oficina del Censo, un estimado de 1,755 hispanos vivirán en el condado de Sullivan para el 2010, comparados con los 1,090 que fueron reportados en el censo del 2000.

El alto número de hispanos en Tennessee ha llevado a un interés creciente en aprender el idioma.

“El proceso entero de aprender culturas diferentes y cómo comunicarse con otros es invaluable,” dijo Rice.

Matt Floyd, un estudiante de último año en D-B, ganó el premio de bronce al lograr en el examen de nivel uno en el 2008. Él dijo que su educación en el idioma español le beneficiará y lo preparará para el futuro.

“Fui un sustituto por un estudiante que no pudo tomar el examen,” dijo Floyd. “Quiero tener una mención en español en la universidad porque estoy planeando en ser médico,” dijo él. “Uno recibe una gama más extensa de pacientes porque tenemos más inmigrantes,” añadió Floyd. “Si uno puede comunicarse con ellos, ellos vendrán a ti.”

Estudiantes y profesores empezaron a planear a principios de este año para los exámenes y tienen altas esperanzas de mejorar sus resultados. Kathy Carter, instructora de español en los niveles tres y cuatro, planea implementar con anticipación un vocabulario avanzado en el programa de estudio, con la esperanza de preparar mejor a sus estudiantes para el examen.

“El año pasado ya estaba usando los exámenes de práctica para ejercicios de audición y lectura,” dijo Carter. “Mi objetivo es mejorar sus niveles de vocabulario,” dijo ella.

“Muchas veces ellos no saben tanto de ese vocabulario porque hay tanto que está implicado.”

El programa de español en D-B también está llegando a la comunidad. Este año el club de español hizo un viaje a la Iglesia Católica St. Dominic, en donde hispanos estaban presentando papeles para la ciudadanía durante una visita de la oficina del Consulado de Méxicano. Aunque los estudiantes no tradujeron, ellos ayudaron haciendo recados para los voluntarios. El programa es de creciente interés para los estudiantes y una oportunidad para ampliar sus conocimientos de otras culturas y conectarse con la creciente comunidad hispana.

“El club de español ha sido invitado a festivales realizados por la comunidad hispana,” dijo Rice. “[Los estudiantes] están buscando actividades de la comunidad en las que se puedan involucrar.”

El año pasado, mientras los estudiantes de español se preparaban para tomar y volver a tomar el examen, estaban emocionados por ver cómo su programa competitivo se comparará con los otros en la nación.

“Espero tomarlo otra vez este año,” dijo Floyd. “Me gustaría ver como D-B y yo en lo personal, seremos comparados nacionalmente.”


Publicado originalmente en El Nuevo Kingsport Times-News

Read 749 times Last modified on Wednesday, 28 May 2014 00:03