Friday, 03 June 2011 00:00

Niños aprenden español en casa

Written by Chelsey Bishop, Traducido por Haley Wainwright
Karen Childress (centro) le enseña a Foster y a Susana a leer en español. Karen Childress (centro) le enseña a Foster y a Susana a leer en español. Collin Brooks

Karen Childress juega UNO con sus dos hijos menores, mientras que su hijo mayor lee un libro. Los más jóvenes gritan los colores y números, ahogando el sonido de su hermano pronunciando cada sílaba, lenta pero correctamente.

Es la hora de aprender español para esta familia de habla inglesa. Ejercicios tales como libros y juegos de cartas mejoran sus conocimientos del español.

Dos niños de la familia Childress asisten a la escuela primaria de “Northside” en Johnson City. Susana está en el kinder, y Elliott está en el cuarto grado. El más joven, Foster, va a la guardeía. Childress no quiere que sus niños tengan un inicio tardío en desarollar las habilidades cognitivas de aprender otro idioma. Este deseo motiva a la señora Childress a enseñarles el español en casa, ya que no lo enseñan en la escuela.

“Los niños que estan aprendiendo un idioma extranjero utilizan su cerebro de una manera differente,” dijo. “No les enseño para que tengan una ventaja económica. Se trata del desarrollo del cerebro, de habilidades intelectuales, y de un equilibrio de la personalidad.”

En enero de 2010, la familia Childress dejó su casa en Jonesborough para irse a Bolivia, permaneciendo por tres meses para sumegirse en la lengua y la cultura. Los tres niños asistieron a la escuela, donde Elliott y Susana no aprendieron sólo a leer y escribir, sino que también aprendieron como hablar el español correctamente. Childress dijo que ha visto una nueva confianza en ellos porque tienen que arriesgarse a ir a una escuela en donde sólo se habla español.

“Mis hijos no tienen miedo de personas diferentes a ellos,” dijo Childress. “Tienen un idioma y una habilidad para que puedan extender la mano a otros, y eso es muy importante en un mundo cambiante.”

El objetivo que tiene para su familia es el de retener tanto la habilidad del lenguaje como el deseo de aprender.

“Espero que cuando sean mayores no tengan miedo de aprender nuevos idiomas…o de conocer gente nueva,” dijo Childress.

La doctora Jodi Polaha y sus hijos están en un grupo de juegos con cinco otras familias que tienen niños menores de seis años. Cada madre enseña una lección. Cuando le toca el turno a Polaha, ella tiene que primero aprender la lección, porque ella ha aprendido español por sí misma.

“Nunca aprendí un segundo idioma con fluidez, y es una batalla difícil ahora que soy adulta,” dijo Polaha. “Les quiero dar a mis niños la ventaja de tener esa habilidad.”

Polaha cree que hay beneficios cognitivos para los niños que aprenden otros idiomas. Durante las lecciones, practican con juegos en español como “I SPY,” y a ella le gusta observar los niños utilizar otro idioma de una manera creativa.

“He tomado clases por internet y he tenido tutores de español, pero sin duda, aprenderlo con mi hijo ha tenido el mayor resultado,” dijo Polaha, profesora de psicología en la Universidad Estatal del Esta Tennessee.

Ella cree que ya que la comunidad hispanohablante está creciendo rápidamente, el idioma español debería estar en el plan de estudios de las escuelas primarias.

A pesar de este crecimiento, un programa que enseñaba español a los niños, fue retirado de las escuelas de Washington County en el año escolar 2007-2008. Lo mismo pasó con las escuelas en Kingsport un año despues. Las escuelas de Johnson City no ofrecen otros idiomas a estudiantes de primaria o secundaria, aunque una clase de conciencia cultural en francés se está ofreciendo una vez por semana en la escuela Lake Ridge, dijo la portavoz Debra Bentley.

“El consejo de educación puso este destacado programa en las escuelas del área,” dijo Ron Dykes, director de escuelas de Washington County. El propósito era eseñar a los niños en el kinder y en el primer grado español conversacional, y añadir un nivel cada año.

Un maestro y una asistente iban a cada escuela primaria para enseñar español a estudiantes de habla inglesa. Rose Thomas, actualmente una maestra en la escuela primaria Ridgeway, fue parte de ese programa. Duró cuatro años.
Aunque Dykes dijo que estaba orgulloso del programa, él y el consejo de educación decidieron eliminarlo.

“Costaba $350.000 al año, y necesitábamos eliminar $1.2 millones del presupuesto,” dijo Sykes. “El consejo de educación decidió eliminar el español porque no es obligatorio”.

Dykes dijo que la educación de los estudiantes no será afectada por la eliminación del programa porque será igual a como era antes del programa.

“Era un piloto, pero beneficioso,” dijo Dykes. “Los niños estaban aprendiendo español y también los elemento básicos del inglés.

Dykes dijo que si la comisión del condado proporciona los fondos suficientes, traería el programa de nuevo.

“Espero,” dijo, “que los fondos se incrementen.”

Kaira Parrish es una estudiante de tercer grado en la escuela primaria de Boones Creek. Ella era parte del programa español en el kinder, pero no se ha ofrecido desde entonces. Ella aprendió las palabras para los colores y para contar hasta veinte.

“Mi maestra contaba historias de México, porque ella es de México,” dijo Kaira de nueve años. “Jugábamos un juego, donde ella decía una palabra en español, y nosotras decíamos lo que significaba.

Cassie Parrish, la madre de Kaira, cree que una clase de español beneficiaría la educación de su hija.

“Cuando tenían la clase de español, no tenían exámenes,” dijo Parrish. “Tenían la clase uno o dos veces por semana, y ellos traían a casa hojas de trabajo para completar. No era algo que tenían que hacer, quiero decir, tenían que participar pero no era una clase mandatoria, como la clase de ciencia o historia.

Ella aprendió mucho, especialmente porque de la manera que le enseñaban, las maestras no se enfocaban en los exámenes.”

Lisa Himmel, un asistente de recursos en Jonesborough Middle School, dijo que cree que aprender español a una edad temprana es valioso no sólo para los estudiantes que hablan inglés, pero también para los estudiantes hispanohablantes quienes pueden ser acogidos en su lengua materna. Himmel dijo que aprender un idioma diferente a lo que están acostumbrados puede aumentar la autoestima y la confianza en los niños.

“Algunos niños en mi clase todavía pueden recordar el español que aprendieron cuando el programa se llevó a cabo, mientras que los otros no saben nada. Los estudiantes que saben algo del idioma lo pueden enseñar al resto.”

El Consejo Americano de Enseñanza de Lenguas Extranjeras (ACTFL), apoya la enseñanza y aprendizaje de idiomas en la escuela primaria. Martha G. Abbott, directora de educación para el consejo, dijo que ya que los estudiantes deben prepararse para vivir y trabajar en una sociedad mundial, deben aprender otros idiomas durante su experiencia académica.

“Empezar a aprender idiomas a una edad temprana ayuda a los estudiantes a desarrollar niveles avanzados de conocimiento en uno o más idiomas,” dijo en la página web del consejo.

“Además, los alumnos más jóvenes todavía poseen la capacidad de desarrollar una pronunciación y entonación semejante a la de los hispanohablantes. También, ellos están abiertos a aceptar a las personas que hablan otros idiomas y que vienen de otras culturas.”

Padres como los Childress y Polaha están de acuerdo.

“Sería muy bueno que el español les ayudara a conseguir un trabajo mejor,” dijo Polaha. “Pero si es sólo una cuestión simple de poder apreciar otra cultura, de ser capaz de conversar con gente diferente a la que nunca han conocido, y de ampliar su sentido del mundo, eso sería estupendo.”

Read 861 times Last modified on Friday, 23 May 2014 13:35