Sunday, 12 June 2011 00:00

La quinceañera: Una joven da sus primeros pasos hacia su condición de mujer Featured

Written by Felicia Lambdin, Traducido por Tazley Hotz
Una vez que se da por terminada su misa, comienza la celebración de Leslie. Una vez que se da por terminada su misa, comienza la celebración de Leslie. Bobby Michael

Debajo de las escaleras de madera de la Iglesia Católica de Notre Dame en Greenville, Tenn., una joven muchacha lentamente camina por el pasillo hacia su condición de mujer.

 

Ella es escoltada por su madre y su padrastro, y sigue a una procesión de señoritas en vestidos rojos y señores en uniformes blancos de oficiales de marina. Su vestido es rojo brillante y voluminoso. Lleva puesta una tiara de plata en su cabeza. Su nombre es Leslie, y hoy es su día; hoy es su quinceañera.

 

La quinceañera es la festividad tradicional mexicana que celebra la transición de una muchacha de la niñez a la adultez. Es una conmemoración en honor a las muchachas que cumplen quince años, y normalmente consiste en dos partes, una misa y una recepción.leslie1

 

“Ahora siento que Dios está siempre conmigo, y que puedo contar con mi familia”, Leslie dijo más tarde. “Ahora me siento mejor y mucho más feliz”.

 

Leslie también aprendió sobre la responsabilidad religiosa de las hermanas católicas que la ayudaron a prepararse para su celebración en la iglesia.

 

“Tenía que ir a una clase los lunes y los domingos donde hablábamos de Dios”, dijo Leslie. Ella indicó que aprendió más de las clases a medida que el día de su quinceañera se acercaba.

 

“En su cultura… el reconocimiento es que están madurando”, dijo Padre John Appiah, quien presidió la misa de Leslie. “No es un permiso para hacer lo que uno quiera, sino que es dedicarse a la iglesia de nuevo”.

 

Algunos católicos ven que el enfoque de la celebración está cambiando de lo espiritual a lo material a medida que la tradición se americaniza más. Hoy en día, las celebraciones a menudo incluyen decoraciones caras, grupos musicales y limusinas con chófer. La iglesia cree que las quinceañeras deben tener un impacto espiritual profundo en las muchachas, y debe ser tomado más en serio.

 

En la mayoría de las iglesias las muchachas deben de recibir preparaciones especiales. Las muchachas aprenden sobre su fe o sobre servicios para la comunidad.

 

“Todos se concentran en cosas materiales, incluso yo”, dijo Appiah, quien celebra las quinceañeras por todas partes del este de Tennessee. “El mensaje central es el de concentrarse en su vida espiritual, porque al final de cuentas, eso es lo más importante”.

 

“[La muchacha] debe verse como una mujer joven, no como una niña, debe tomarse en serio, y practicar la abstinencia hasta el matrimonio”, dijo Lourdes Garza, directora del Ministerio Hispano de la Diócesis Católica de Knoxville.

 

La tradición de las quinceañeras se remonta a las culturas de los Incas y los Aztecas. En cierto punto de su adolescencia, era esperado que las muchachas jóvenes participen plenamente de la vida comunal, y que también reciban más responsabilidades hogareñas. Después de la conquista española de Centro y Sudamérica, los españoles mezclaron esta tradición con la religión católica. Esto formó la quinceañera como la conocemos hoy en día.

 

La preparación para una quinceañera típicamente comienza tan pronto como nace la niña. La familia y los padrinos ahorran el dinero hasta que la niña cumple los 15 años. Las preparaciones finales pueden durar de seis meses a un año y medio. Hay que aprender los bailes, escoger las decoraciones, ordenar los pasteles, y en algunos casos, hacer los vestidos.

 

La decoración de la quinceañeradepende de la personalidad de la muchacha. Por ejemplo, Delilah, la hermana de Leslie que tiene dieciséis años, tuvo una quinceañera más tradicional, con un vestido rosa claro y los muchachos vestidos de vaqueros. La madre de Leslie, Linda, dijo que quería que Delilah tuviera una quinceañera tradicional porque muchos de sus amigos americanos nunca habían visto esa parte de su cultura. Leslie quería ser como una princesa de Disney en su fiesta, dijo Linda. En un punto ella incluso bailó una canción de la película animada “Mulán”.

 

“Estaba de lo más contenta por el pastel y el ‘baile del dinero’”, dijo Leslie, sonriente.

 

Una quinceañera puede causar tensión financiera en una familia si no han ahorrado cuidadosamente para organizarla. Sin embargo, hay muchas opciones para las familias que quieren ahorrar dinero, por ejemplo hay cosas que pueden hacerse en casa, como las decoraciones, los pasteles, y la comida. También pueden depender de la ayuda de sus amigos y familiares, quienes comparten los costos como padrinos de la fiesta.

 

Pero siempre va a ver que comprar cosas a último momento que no fueron planificadas. Linda, quien hizo la mayoría de las decoraciones, dijo que todos los fines de semana, mientras los muchachos y las muchachas practicaban sus bailes, ella compraba comida para la fiesta y gastaba $150.

 

La presión por desempeñarse bien y estar a la altura de lo esperado puede ser un problema, especialmente en familias con más de una muchacha. Joelind, 14, tendrá su quinceañera el próximo año, y Jaileen, 11, tendrá su fiesta en cuatro años. Linda ya ha comenzado las preparaciones para Joelind.

 

“Con Delilah comencé siete meses por adelantado, y no me alcanzó el tiempo”, dijo Linda. “Con Leslie comencé a planear la fiesta con un año de anterioridad, así que voy aprendiendo”.

“Espero que la mía sea tan buena como la suya”, dijo Jaileen.

 

Leslie dijo que quería que su quinceañera sea a un poco mejor que la quinceañera de su hermana mayor. “Pero cuando estaba allí eso no me preocupaba… Solamente quería divertirme. Quería recordar los últimos momentos”.

 

Leslie.dancingPara una muchacha que se prepara para su celebración el tener hermanas puede ser una ventaja. La hermana mayor de Leslie, Delilah, preparó la coreografía de los bailes, y las tres hermanas de Leslie participaron en ellos. Leslie dijo que quería ayudar con las quinceañeras de sus dos hermanas menores tranquilizándolas y haciéndoles saber que todo iba a salir bien.

 

Desde la quinceañera, Linda ha notado un cambio en su hija.

 

“La veo de una manera diferente”, dijo Linda. “Ha ganado mi respeto. Ella ve cuanto la amo, y ha madurado más”.

 

“Ella se ha vuelto más sociable,” dijo Delilah. “Ella es del tipo de persona que no le gustaba salir, no le gustaba bailar, y después de la quinceañera ha cambiado su actitud, dice ‘vamos aquí, vamos allí’”.

 

Dos semanas después Leslie se sienta en la sala vistiendo su pijama, mirando dibujos animados y meditando sobre su gran día. Sentada sobre sus piernas y con su pelo largo recogido en una coleta, se parece más a una machucha de quince años que cuando estaba vestida para su fiesta. Su hermana Delilah se sienta a su lado sonriente mientras Leslie narra los detalles del día cuando ella le dijo adiós a su niñez.

 

“Me hizo darme cuenta”, dijo ella, “que cada una tuvo sus ‘quince’, pero que todavía se mantenían unidas”.

 

Arriba, en la foto de la derecha: Leslie baila con un miembro de la corte en su fiesta que se realizó en el VFW de Elizabethton, Tenn.

 

En la foto de la izquierda, Leslie Castro y su corte llegan a la iglesia católica de Notre Dame en Greeneville. Fotos por Bobby Michael.

Read 1640 times Last modified on Friday, 23 May 2014 19:20