Saturday, 04 June 2011 00:00

'Even Start' brinda educación a domicilio

Written by Alexandra Ingraham, Traducido por Frank James
En "Even Start," un centro de ciudado infantil en Johnson City financiado por el gobierno, los niños aprenden en el aula y en casa. En "Even Start," un centro de ciudado infantil en Johnson City financiado por el gobierno, los niños aprenden en el aula y en casa. Kayla Thomas

Cada mañana mientras Mayne Beceria se prepara para ir a la escuela, también lo hace su hijita Melanie. Demasiado joven para ir al jardín de infantes, la niña risueña de cabellos oscuros va a una escuela especial, el “Even Start” de Johnson City.

“¡Oh mami, vamos a mi escuela, la escuela de Melanie!” le dice Melanie a su madre.

El pequeño edificio de ladrillos tiene un patio de recreo exterior. Adentro, los estantes están llenos de libros infantiles, y los juguetes están esparcidos por toda el área de juegos que está alfombrada. Con la orientación de sus maestras, Melanie aumentará su dominio del inglés y aprenderá a leer muchos de esos libros que llenan los salones. Con razón está contenta de ir a la escuela.

El “Even Start” de Johnson City se enfoca en ayudar a las familias a leer mejor, para que puedan cumplir con sus metas de educación y crianza de sus hijos. Mientras los padres asisten a la escuela, “Even Start” funciona como una guardería educativa. Los niños aprenden a hablar inglés, a leer, a ir al baño solos, y también aprenden sobre la higiene personal y la interacción social.

Beceria se está esforzando por obtener su GED y está agradecida por el programa.
“Me ha ayudado bastante”, dijo Beceria, dirigiendo la mirada hacia su regazo, donde se sienta la sonriente Melanie.EvenStart.Kids lunch.Ingraham

“Ella ha aprendido mucho. No quiere que yo haga muchas cosas por ella; quiere hacerlas por sí misma”.

“Me alegro de estar aquí. Me gusta el programa”.

Euridice Rodríguez y su hija Aylin también están inscriptas en la escuela. Rodríguez dice que el programa ha ayudado a su hija a ser más sociable.

“Antes de venir aquí, ella solía utilizar chupete… no hablaba mucho,” dijo Rodríguez, quien asiste a clases de inglés mientras su hija está en la escuela. “Ahora está hablando más seguido y jugando más con los niños mayores”.

El ayudar a un niño a entender otro idioma es difícil.

“Cuando nuestros niños llegan, por lo general, no saben casi nada de inglés”, dijo Kathy Osborn, directora de “Even Start”. El objetivo más importante del programa es preparar a los niños entre las edades de 2 a 4 años y medio, para el preescolar y las clases de jardín de infantes.

“Ellos llegan cuando son muy jóvenes”, dijo Lisa Moor, una maestra de educación temprana de Even Start.“El primer obstáculo es conseguir que te escuchen en inglés”.

“Es difícil conseguir que los niños alcancen un nivel en donde se sienten cómodos al hablar inglés y con el ambiente escolar”, dijo Moor. El reto que tenemos es que queremos que se sientan cómodos al hablar tanto su lengua materna como el inglés.

El programa financiado por el gobierno fomenta bastante tiempo de interacción entre padres e hijos. Sin embargo, la subsistencia del “Even Start” nacional ha sido amenazada con recortes presupuestarios.

El programa nacional ofrece becas para pagar proyectos locales de alfabetización familiar que ayudan a familias de bajos ingresos. Los legisladores han reducido la financiación de $225 millones en 2005 a $66 millones en 2010.

Incluso los padres de “Even Start” tienen que cumplir con los requisitos de elegibilidad de la ley de Educación de Adultos y Alfabetización Familiar para recibir servicios. Se distribuyen libros y actividades de aprendizaje a muchas familias de la comunidad. Los padres deben mostrar interés no solo en su propia educación, sino también en la educación de sus niños. Los niños tienden a aprender más y mejor cuando los padres están realmente interesados en su educación.

“Todas las madres que están aquí [en el programa] realmente quieren que a sus hijos les vaya bien y que sean exitosos”, dijo Moor. El programa le da un enfoque diferente sobre la educación a toda la familia, todos quieren que les vaya bien.

“Eso no es siempre verdad en las escuelas públicas. Hay padres que no se preocupan mucho por la educación de sus hijos porque ellos mismos no están involucrados en la educación. Pero cuando los padres están siendo educados… los hijos se desempeñan mucho mejor. La educación es importante en el hogar”.

El hablar inglés con fluidez es importante para los padres en “Even Start”. Rodríguez dijo que para mantener una buena relación con su hija tiene que hablar bien inglés.

“Es bastante difícil para nosotros”, dijo, al mismo tiempo que alisaba el cabello rizado de su hija. “Hablamos español en casa. Mi objetivo es hablar inglés. De esta forma, cuando mi hija crezca, podré sentirme unida a ella”.Aylin.with.Mom.ai

“Quiero ir a la escuela y participar con los otros padres. Tú sabes, ser parte de esta cultura, la cultura americana… Cuando salimos estamos en Estados Unidos. Todos hablan inglés. Tienes que aprender una nueva cultura y hablar inglés si quieres estar aquí”.

Rebeca Chocron, quien llegó a los Estados Unidos desde Venezuela ya hace catorce años, matriculó a sus dos hijos en el programa, en ese entonces de 2 y 4 años, después de que le fuera recomendado.

“Yo estaba estudiando inglés y no podía ir a clase porque no tenía nadie que los cuidara”, dijo Chocron, quien ya ha terminado sus estudios y ahora es una empleada en “Even Start”. “Es la única guardería que involucra tanto a los padres como a los hijos ”, dijo.

Chocron es una intérprete de inglés para hablantes de otros idiomas, o ESOL. Ella hace visitas domiciliarias para familias matriculadas en “Even Start”. También ayuda a llevar libros, materiales de aprendizaje y paquetes de actividades para que los padres y los niños los completen juntos.

“La alfabetización y la educación son necesarias para todos”, dijo Osborn. “El programa “Even Start” es gratuito y no sólo sirve a la comunidad hispana, sino también anima a las personas de otros orígenes a unirse al programa.”

“Personas de muchas culturas han participado en nuestro programa”, dijo Moor. “El sólo hecho de ver el progreso de toda la familia y de cómo se convierten en una unidad coherente, una unidad estable en América, es realmente gratificante. Llega un momento en que hacen un clic, y ver eso es increíble.”

“Lo más gratificante es verlos entrar, con dificultades para hablar los dos idiomas, incluso su lengua materna, y salir hablando los dos idiomas”.

Para mayor información sobre el “Even Start” de Johnson City, llame a la directora Kathy Osburn al (423) 232-4634.

 

Arriba, en la foto de la izquierda: Los estudiantes de "Even Start" disfrutan de bocadillos saludables antes de su siesta.

A la derecha, Euridice Rodríguez, con su hija, Aylin, en el "Even Start" de Johnson City. Fotos por Alexandra Ingraham

Read 1403 times Last modified on Friday, 23 May 2014 19:40