2012

Cuando Juan Ávila tenía 17 años e iba ya a graduarse de la escuela secundaria no había pensado nunca en ir a la universidad.

“Era una meta que no tenía en mente, porque creía que era inalcanzable, pero ocurrió”, dijo él.

Ávila creció en Cuernavaca, la capital del estado mexicano de Morelos. Era un buen estudiante en la escuela secundaria, pero su pasión era jugar al tenis.  
Fue esa habilidad la que le abrió nuevas posibilidades.

¿Es usted papá o un futuro papá en busca de un trabajo estable, preocupado por sus finanzas o interesado en una mejor conexión con sus hijos? ¿Quiere ser su héroe pero tiene dificultades con la madre de sus hijos y existen barreras que lo alejan de sus metas? Pues no busque más. Existe un programa que satisface todas estas necesidades.

Después de un largo camino, a los 22 años Franco Cedillo ha logrado convertirse en el primer auxiliar de sheriff hispano en el Condado de Greene.

Sus sueños comenzaron con su padre, Guadalupe Cedillo, quien fue militar y policía en México.

Daniel A., de 32 años, se mudó de Honduras a Estados Unidos hace casi cuatro años. En Honduras, su familia acepta el giro que él les envía cada dos semanas en vez de ver a su hijo. La familia de Daniel es una de las muchas familias divididas por fronteras. Sus padres estaban tristes de ver a su hijo irse de su país, pero Daniel sabía que podía brindarle una vida mejor a su familia si se mudaba a Estados Unidos.

El Soldado Juan Benjamín Alcántar y su esposa vivían en Chicago cuando él decidió enlistarse en el ejército de EE.UU. En ese entonces, él asistía a la universidad y trabajaba en un almacén.

“Era difícil estar al día con el estudio y con mis deberes de esposo”, dijo Alcántar, de 25 años. “Para mí, [enlistarse en el ejército] es una gran idea”.

También lo ayudó a hacerse ciudadano.

Page 1 of 2