Monday, 23 April 2012 00:00

El Ejército facilita el acceso a la ciudadanía

Written by Kayla Carter, Traducido por Nathalia B. Guess
La participación de no ciudadanos en el ejército de EE.UU. ha aumentado a partir del 11 de sepriembre de 2001. La participación de no ciudadanos en el ejército de EE.UU. ha aumentado a partir del 11 de sepriembre de 2001. Kara Motosicky, cortesía de Fort Jackson

El Soldado Juan Benjamín Alcántar y su esposa vivían en Chicago cuando él decidió enlistarse en el ejército de EE.UU. En ese entonces, él asistía a la universidad y trabajaba en un almacén.

“Era difícil estar al día con el estudio y con mis deberes de esposo”, dijo Alcántar, de 25 años. “Para mí, [enlistarse en el ejército] es una gran idea”.

También lo ayudó a hacerse ciudadano.

La participación de no ciudadanos en el ejército de EE.UU. ha aumentado a partir del 11 de septiembre de 2001, ya que ahora el gobierno ofrece más ayuda a los que intentan conseguir la ciudadanía a través del servicio militar.

"Tú solicitas la naturalización después de haber vivido [en América] por un mínimo de cinco años. Cuando estás en el ejército se te acorta el tiempo. Así que ahora, si te enlistas puedes solicitar la ciudadanía automáticamente".
              

                 – Suboficial Segunda Staci Lopez

Cuando él compara su trayecto con el de su hermano, Alcántar cree que él obtuvo la ciudadanía más fácilmente.

“Mi hermano se hizo ciudadano fuera del ejército”, dijo Alcántar. “Él pagó mucho dinero”.

El Ejército pagó por todos los gastos de Alcántar, se hizo cargo de los trámites y lo ayudaron a estudiar para el examende naturalización. Estas son cosas con las que su hermano tuvo que luchar para hacerse ciudadano.

“El Ejército te lo paga y tienes más ayuda en el Ejército”, dijo Alcántar. “Si tienes preguntas puedes hacérselas al sargento instructor. Ellos me ayudaban para que yo me sintiera más cómodo”.

Su solicitud fue procesada el día que se enlistó. Alcántar demoró pocas semanas en hacerse ciudadano mientras que a su hermano le llevó meses.

La Suboficial Segunda Staci López, también enlistada, había inmigrado a Estados Unidos desde Jamaica y obtuvo su ciudadanía rápidamente.

“Tú solicitas la naturalización después de haber vivido [en América] por un mínimo de cinco años”, dijo López. “Cuando estás en el ejército se te acorta el tiempo. Así que ahora, si te enlistas puedes solicitar la ciudadanía automáticamente”.

En la actualidad, López está en servicio activo y estudiando para obtener un título en administración de negocios, y es mamá de tiempo completo. Antes de considerar el ejército, ella se inscribió para ser oficial de policía, pero en cambio, se enlistó en la Fuerza Naval en 2003.

“Quería hacer algo con mi vida”, dijo ella. “Creo que prefiero llevar uniforme. Siempre quería trabajar para el gobierno”.

En 1952 el gobierno pasó el Acta de Inmigración y Naturalización. Ésta incluye secciones que permiten hacerse ciudadano en tiempos de guerra. América ha estado en guerra desde el 11 de septiembre de 2001 y esto llevó a un aumento en el reclutamiento de no ciudadanos.

Según Margaret D. Stock en "Essential to the Fight: Immigrants in the Military Five Years After 9/11" (Esencial para el Combate: Inmigrantes en el Ejército Cinco Años Después de 11/9), “sin la contribución de inmigrantes, el ejército no podría alcanzar sus metas de reclutamiento ni cubrir las necesidades de traductores e intérpretes en idiomas extranjeros y de expertos culturales”.

En un estudio hecho en 2005 por el Centro para Análisis Naval (CNA por sus siglas en inglés), casi la mitad de los enlistados en el ejército en los años 1840 eran inmigrantes como Alcántar y López, y más de 660.000 excombatientes se hicieron ciudadanos por naturalización entre los años 1862 y 2000.

Las normas empezaron a cambiar para los inmigrantes en el ejército después del ataque en suelo estadounidense, y uno de los cambios más grandes fue el acceso a la ciudadanía.

Los residentes no ciudadanos pueden enlistarse en las fuerzas armadas siempre y cuando hayan entrado a EE.UU legalmente. Un reclutador le pedirá ciertos documentos a la persona que desee enlistarse. Sin embargo, no se requiere constancia de ciudadanía.

El Centro de Información Técnica de Defensa (DTIC por sus siglas en inglés) informa que cada año ingresan a las fuerzas armadas aproximadamente 8.000 poseedores de Tarjetas Verdes. Entre las razones por las que hay más inmigrantes no ciudadanos interesados en enlistarse están todos los beneficios que recibió Alcántar y los beneficios para los familiares que quieren ser ciudadanos.

noncitizens.SPAN

Las fuerzas armadas tienen varias categorías para la selección de candidatos a soldado, y los criterios de admisión difieren para cada cuerpo. Entre esas categorías están el peso y la estatura, el número de familiares que quedan atrás y el puntaje en el examen militar.

"El ejército tiene un conjunto específico de…criterios que son aplicados por igual”, dijo Hall. Él añadió que el ejército también puede modificar los criterios de vez en cuando en base a los objetivos de reclutamiento.

En este período de guerra para el país, cada vez más residentes de EE.UU. obtienen derechos otorgados por la ciudadanía, aún sin tener que ser soldados. Pero López ve los beneficios de elegir ese trayecto.

Ella pudo votar en las elecciones de 2008. Otra razón por la que quería hacerse ciudadana era la oportunidad de ser oficial naval.

“Con el tiempo, en cuanto me gradúe”, dijo ella. “Tienes que estar en un cierto rango de edad. Estoy cerca, pero no tanto”.

A López también la reconforta la seguridad de su trabajo.

“Yo estaba comprometida a estar aquí”, dijo ella. “No puedes renunciar. Eso me atraía”.

Alcántar encuentra consuelo de otro modo. Cuando veía las noticias, se preocupaba. Dijo que no estaba interesado en meterse en problemas, pero la posibilidad de perder su residencia era algo muy serio para él.

“En cierta forma, [la ciudadanía] significa que tengo más estabilidad en éste país”, dijo Alcántar. “No tengo que preocuparme de que me quiten la residencia. Tengo familia en México, pero ya estoy acostumbrado a la vida en Estados Unidos”.

Cuando esperaba la ceremonia de ciudadanía, que tuvo lugar el otoño pasado, él tenía la esperanza de que todos los que la solicitaron la hubieran recibido. La ceremonia misma fue simple pero en ella Alcántar logró dos metas de vida gracias a su decisión de unirse a las Fuerzas Armadas de EE.UU.: asegurar el bienestar de su esposa y obtener la ciudadanía.

“Básicamente fue levantar la mano y hacer el juramento", dijo López. “No es algo complicado, pero tú elijes tu ciudadanía. Vas a ser exclusivamente americano”.

Para más información visite www.uscis.gov/portal/site/uscis-eso llame al 1-800-375-5283 o 1-800-767-1833 (para personas con discapacidad auditiva).

Read 1334 times Last modified on Friday, 23 May 2014 13:29