Tuesday, 24 April 2012 18:32

Familias divididas por fronteras

Written by Kel Harris, Traducido por Diana Marcela Velasco
Este collar de su familia significa todo para Martín. Este collar de su familia significa todo para Martín. Kel Harris

Daniel A., de 32 años, se mudó de Honduras a Estados Unidos hace casi cuatro años. En Honduras, su familia acepta el giro que él les envía cada dos semanas en vez de ver a su hijo. La familia de Daniel es una de las muchas familias divididas por fronteras. Sus padres estaban tristes de ver a su hijo irse de su país, pero Daniel sabía que podía brindarle una vida mejor a su familia si se mudaba a Estados Unidos.

 

En la actualidad, como mesero de un restaurante en Savannah, Daniel trabaja por propinas y comparte una residencia pequeña con su primo. Venir a América fue un golpe emocional para él. Tuvo que dejar a su familia y por ese entonces no conocía a nadie aquí. Aunque él ama todo lo que Estados Unidos ofrece y ha hecho amigos aquí, Daniel todavía sigue anhelando estar con su familia.

“Yo me mudé aquí por un sueño de libertad y prosperidad para mí y mi familia, porque el dinero americano es mucho mejor que el de mi país”, dijo él. Lo difícil es la incertidumbre de si alguna vez volverá a ver a su familia.

La familia de Daniel es una de las muchas familias divididas por fronteras. T.H. Gindling y Sara Poggio investigaron los efectos de la separación familiar en niños de edad escolar. En su informe del año 2009 "Family Separation and the Educational Success of Immigrant Children" (La Separación Familiar y el Éxito Educativo de los Niños Inmigrantes), Gindling y Poggio encontraron que en 2003 el 44,5 por ciento de los niños hispanos en Estados Unidos estaban separados de sus padres. También vieron que era común que las familias se separen cuando los padres emigran a Estados Unidos, ya sea que dejen a sus hijos o que esperen a que ellos emigren cuando sean más grandes.

En algunos casos, los inmigrantes dejan a sus hijos en Estados Unidos cuando regresan a su país. Este es el caso de la familia de “Martín” (éste no es su verdadero nombre).

"Este es mi hogar; yo crecí aquí", dice Martín. "Es cierto, toda mi familia está allá... pero yo no tengo lazos emocionales reales con ellos… Lo único que puedo recordar es el sonido de sus voces a través de llamadas telefónicas entrecortadas".

                                       – Martin

Los padres de Martín dicen que ellos han visto todo lo que Estados Unidos tiene para ofrecer y no están satisfechos. La familia, originalmente de Pacaya, Guatemala, llegó al este de Tennessee cuando en su país comenzó la guerra civil que se extendió a los pueblos pequeños y áreas rurales.

Después de más de 20 años de vivir en Estados Unidos, Martín, de 25 años, dijo que apenas recuerda cómo son sus abuelos. Él los recuerda por fotos y por las pocas semanas que pasaron juntos. Martín trató de convencer a sus padres y a su hermano, que están firmes en regresar a Guatemala, de que América es el lugar donde están las oportunidades. Sin embargo, ellos dicen que la familia y la herencia son más importantes.

“Ese es su hogar”, dijo Martín. “Francamente, cualquier persona puede mudarse lejos de donde creció, pero nada reemplaza tu verdadero hogar. Ahí es donde está toda su familia. Todos sus parientes están allí y es un lugar mucho más alegre”.

OrtizLira 1En el 2007, la familia regresó a Guatemala para pasar un tiempo con sus parientes. Ésta fue la primera vez que Martín vio a algunos familiares. En ese viaje, sus padres llegaron a la conclusión de que querían irse de Estados Unidos para tener una vida más sencilla. Martín no está de acuerdo; él no quiere dejar los lujos de América y, aún más importante, el país.

“Este es mi hogar; yo crecí aquí”, dice Martín. “Es cierto, toda mi familia está allá... pero yo no tengo lazos emocionales reales con ellos, porque al crecer del otro lado de la frontera, cualquier relación con los miembros de mi familia fue difícil. Lo único que puedo recordar es el sonido de sus voces a través de llamadas telefónicas entrecortadas”.

Kayla Bowker de 23 años, también es de ascendencia guatemalteca y vive en el este de Tennessee. Una familia americana la adoptó cuando era bebé. Ella ha vivido toda su vida separada de su madre biológica que está en Guatemala. A medida que crecía, Bowker sentía más interés por conocer su herencia y a cualquier pariente que aún tuviera en Guatemala.

“Esto me trae curiosidad, preguntas y hasta desapego”, dijo Bowker. “Me considero guatemalteca y valoro más la cultura guatemalteca porque se basa en la familia y en sentir orgullo de sí mismo. Me encantaría volver a Guatemala. Sé que sería muy emotivo porque me gustaría encontrar a mi madre biológica”.

Bowker planea ir a Guatemala, quizás el año que viene.

Mientras tanto, Martín prefiere vivir en casa con sus padres hasta que ellos se muden a Guatemala. Quiere pasar todo el tiempo que pueda con ellos porque no tendrá la misma oportunidad cuando estén separados por fronteras.

“Cuando mis padres se vayan, será difícil vivir sin ellos aquí y yo me iría para allá pero sé que no sería feliz”, dijo él. “Lo admito, [Guatemala] es un lugar más alegre, con un estilo de vida apacible, pero algunas de las personas que tengo aquí reemplazan a la familia que nunca tuve y yo no podría dejar eso.”

Datos acerca de la separación familiar

  • Uno de cada cinco niños (entre 5 y 18 años de edad) en Estados Unidos es inmigrante o hijo de inmigrantes. 
  • Es común que las familias se separen debido a que los padres emigran hacia Estados Unidos, ya sea que dejen a sus hijos o que esperen a que ellos emigren cuando sean más grandes.
  • Los estudios encontraron que hasta el 80% de los hijos de inmigrantes latinoamericanos que asisten a las escuelas de EE.UU. han estado separados de sus padres debido a su migración.
  • En 2003, el 44,5 por ciento de los niños hispanos en Estados Unidos estaban separados de sus padres.
  • La separación entre padres e hijos pequeños puede tener un efecto negativo en la educación del niño.
  • Es más difícil que los niños hispanos se adapten a EE.UU. cuando han estado separados de sus madres, que cuando han estado separados de sus padres.

Fuente: Gindling, Poggio. Family Separation and the Educational Success of Immigrant Children (La Separación Familiar y el Éxito Educativo de los Niños Inmigrantes) 2009

Read 770 times Last modified on Tuesday, 25 February 2014 02:04