Tuesday, 20 May 2014 00:00

Ciclista comparte su pasión por el ciclismo en Johnson City

Written by Alex Hood, Traducido por Robert Vance
Caption: Varinka Williams empieza un paseo de domingo por la mañana con el Club de Ciclismo de Johnson City. Caption: Varinka Williams empieza un paseo de domingo por la mañana con el Club de Ciclismo de Johnson City. Alex Hood

Es una mañana de domingo. Las calles de Johnson City están inusualmente ocupadas a esta hora del día. Hay una maratón y la policía está dirigiendo el tráfico en cada intersección. Algunos participantes, que parecen agotados, están trotando por un estacionamiento a orillas del campus de ETSU donde un grupo de personas ha empezado a reunirse. Uno por uno, los autos salen de la cola de tráfico paralizada, pasan por la sombra del imponente Mini-Dome y se abren camino hacia el estacionamiento.

Una de las últimas personas en llegar baja de su SUV y quita su bicicleta de la parte posterior. Mientras lo hace, otros ciclistas circulan por el estacionamiento, preparándose para el paseo mientras esperan. La mujer, de chaqueta blanca, lentes azules y ropa de montar, camina hacia un grupo de ciclistas, que ya ha se unido detrás del aparcamiento. Saluda a los demás con una sonrisa familiar. Después de uno o dos minutos de conversación amigable, los ciclistas se montan en sus bicicletas y ella se va con un rápido saludo con la mano.

Este es un escenario que Varinka Williams, una ciclista de 47 años de Johnson City y madre de cuatro hijos,  experimenta cada semana. Williams tiene pasión por el ciclismo, actividad que descubrió de niña creciendo en la República Dominicana y no la redescubrió hasta hace unos 6 años.

“Yo era como un muchacho”, dijo ella. “Mi madre siempre me regañaba...  porque yo pasaba mucho tiempo en la calle andando en bicicleta. Y me olvidé de esto. Porque estaba en otro país”.

Después de que Williams se mudó a los Estados Unidos, enseñó una clase de spinning cuando vivía en Michigan. Ella dijo que los ciclistas que tomaban su clase siguieron invitándola a montar con ellos. Después de que un ciclista particularmente insistente le ofreció prestarle una bicicleta, ella se rindió y se fue con ellos a un paseo de 56 kilómetros. Este primer paseo encendió de nuevo esta pasión que no había experimentado en casi 30 años.

“Yo me decía ‘Dios mío. ¡Esto me encanta!’ Pues, era una pasión… de la que me había olvidado y entonces volvió. ¡Lo recuerdo!”

"Provee una salida sana para el alivio mental, no solamente físico. Es diferente a correr".

                                    -Varinka Williams

El entusiasmo que tiene Williams por el ciclismo no es algo que quiera guardar para sí misma. Dice que cuando se mudó a Johnson City, la escena del ciclismo local estaba fragmentada y era demasiado exclusiva. El único club era un grupo llamado el Tri-Cities Road Club. Williams dijo que fue entonces cuando se dio cuenta de que el ciclismo debía ser más accesible a otras personas que quisieran montar en bicicleta. Así que ayudó a empezar un grupo pequeño y más local llamado el Club de Ciclismo de Johnson City para integrar a todos los ciclistas menos hábiles y más informales que quisieran mejorar su ciclismo.

Este deseo que tiene Williams de compartir con otros la euforia que siente con el ciclismo ha ayudado a muchos principiantes a dedicarse a esto. Una de esas personas es Jacob Dingler, quien conoció a Williams cuando él empezó a montar y se unió al Club de Ciclismo de Johnson City. Dingler montó con ella por casi dos años.

“Ella me ayudó a superar las dificultades de principiante”, dijo él. “Varinka me ayudó a aprender las rutas en esta área… y siempre me está cuidando después de choques. Ella es tan paciente como ciclista y es buenísimo montar con ella”.

Varinka Willliams talks with fellow Johnson City Cycling Club members

Williams mantiene una actitud servicial con todo el mundo. Ella quiere ayudar a todos los que pueda a unirse al ciclismo y explica que cuando conoce a alguien por primera vez, lo primero que hace es preguntarse si hará ciclismo o si podría convencerle de hacerlo. Ella habla en detalle sobre todas las cosas buenas que el ciclismo puede hacer por una persona.

“Provee una salida sana para el alivio mental, no solamente físico”, dijo ella. “Es diferente a correr. Al correr, se disfruta con la adrenalina pero después empieza el dolor. Y las ampollas. Y ahora me duelen las rodillas”.

Como ejemplo de estos beneficios, ella cuenta una historia sobre un paseo en Florida en el cual todos menos cinco habían abandonado antes de los 129 kilómetros. Eventualmente llegaron a una colina y todos empezaron a competir para llegar a la cima. Después, se enteró de que el hombre que parecía estar en un estado físico increíble y había llegado a la cima antes que ella era un instructor de ciclismo de 71 años.

A pesar de su amor por el ciclismo, dice que todavía le resulta intenso. La resistencia necesaria para competición es extrema.

“En este paseo en particular…tal vez hicieron un promedio de 37 ó 38 kilómetros por hora. Y eso es en más de 160 kilómetros.” dijo su esposo Gordon Williams, un ciclista más informal. “Yo lo hago por diversión y recreación”.

Williams dice con una risa, “¡Él tiene que montar o si no, no me va a ver”!

 

varinka8Pero la competición intensa y la resistencia necesaria no son las únicas contingencias del deporte. La alegría pura de ir por curvas a 48 kilómetros por hora no viene sin riesgos.

“Cuando montas una bicicleta en el camino, si chocas, va a ser muy malo”, dijo ella riendo. “El día que yo choque en bicicleta, no va a ser lindo”.

En 2013, Williams se tomó un año libre de competiciones para entrenar a otros en su grupo para la temporada de carreras. Aunque planea volver a competir el año que viene, ha aprovechado este tiempo para probar otro pasatiempo.

“He empezado a correr. No tengo idea de por qué”, dice ella riendo. “Estoy entrenando para una maratón en noviembre. Planeo correrla llevando una camisa que diga ‘¡prefiero estar en mi bicicleta’”!

 

Créditos de las fotografías de las carreras: Arriba a la derecha, Bird’s Eye View Inc.; abajo a la derecha, Bart Nave.

 

Read 880 times Last modified on Wednesday, 21 May 2014 18:26