Tuesday, 20 May 2014 00:00

Experiencia personal lleva a oriunda del este de Tennessee a obtener su título médico

Written by Aaron Hodge, Traducido por Katy Wilson y Julita Rusiñol
La Dra. Joyce Troxler habla con un paciente para explicarle el curso de acción decidido por la Dra. Anupreet Kaur. La Dra. Joyce Troxler habla con un paciente para explicarle el curso de acción decidido por la Dra. Anupreet Kaur. Aaron Hodge

Las decisiones más importantes en la vida son a menudo las que se ponen en evidencia en el momento menos esperado. Un nuevo interés suyo en combinación con una preocupación médica en su familia llevaron a la doctora Joyce Troxler a estudiar medicina. Esa decisión la trajo de vuelta a las montañas del este de Tennessee, dónde se había criado.

Oriunda de Jonesborough, Tennessee, ella no tenía un rumbo fijo y estaba tratando de decidir lo que quería hacer con su vida. Después de completar su licenciatura en la Universidad de Nuevo México en Albuquerque, ella estaba trabajando en la Oficina de Arqueología del Estado de Nuevo México cuando compartió una revelación con su padre.
“Había pensado trabajar en patología forense y mi papá dijo, ‘sabes, esto significa que deberías ir a la facultad de medicina,’” dijo Troxler.

 Ahora ella ejerce [medicina] en la Clínica de Medicina Familiar de ETSU (ETSU Family Medicine Physicians), en Johnson City. La clínica, ubicada en el campus de la universidad East Tennessee State University, está abierta a toda la comunidad y se especializa en el cuidado de toda la familia.

Mientras Troxler estaba considerando la opción de obtener un título médico, una complicación en la salud de un miembro de su familia sacó a la luz los problemas que enfrentan los residentes rurales necesitados de atención médica adecuada.

Su abuela, quien vive en el sureste de Virginia, fue atendida por teléfono, porque vive en una zona rural y no podía acceder con facilidad a una clínica o a un médico. El médico, en el otro extremo de la línea, escuchó sus problemas de salud y decidió recetarle cierto medicamento. Los efectos secundarios derivados del medicamento llevaron a otros problemas de salud, más graves que el problema original.

“Realmente sacó a la luz que la gente en zonas rurales necesita cuidado médico real”.

                                                 - Dra. Joyce Troxler

La necesidad de asistencia médica eficaz y eficiente en las zonas rurales llevó a la creación del programa de becas del Cuerpo Nacional de Servicios de Salud (National Health Service Corps). Troxler recibió la beca cuando ingresó en Quillen College of Medicine de East Tennessee State University. Fundado en la década del ‘70 en respuesta a la falta de médicos clínicos en ciertas áreas del país, el programa del Cuerpo paga la matrícula a cambio de servicio en una localidad necesitada.

En la comunidad agrícola se ha producido un aumento constante en el porcentaje de trabajadores agrícolas migrantes. La pobreza, la movilidad frecuente, la escasa alfabetización y las barreras lingüísticas y culturales son sólo algunos de los problemas que enfrentan los trabajadores agrícolas. Para muchos de estos trabajadores no es tan sólo su salud personal la que está en riesgo sino la de sus familias.

Durante los años en que la Dra. Troxler estaba estudiando para obtener su título médico, el área alrededor de ETSU creció en población hispana debido en parte a la recesión económica en otras partes del país.

Según un estudio de 2012 realizado por la Universidad de Tennessee y el Centro de Datos del Estado de Tennessee, la población hispana en el noreste de Tennessee ha aumentado de 123.838 en el año 2000 a 290.059, más del doble, en el año 2010.

El estudio de 2012 también indicó que una razón para el aumento de esta población es el deseo de un estilo de vida más rural.

TroxlerEdit.72

Preocupada por la asistencia médica rural, durante sus estudios Troxler buscó oportunidades para adquirir experiencia directa con pacientes rurales. Aparte de sus clases, Troxler participó en un proyecto de investigación entre la Facultad de Enfermería y el Departamento de Medicina Familiar de ETSU. De 2001 a 2005, a través de esta subvención para investigación, estudiantes e instructores establecieron clínicas móviles específicas para la comunidad hispana en toda esta área.

“Todo lo que hacíamos era recopilar información de salud de referencia entre la comunidad hispana”, dijo Troxler. “Todos los domingos del verano estábamos en el campo de Strawberry Scott Farms”.

Las clínicas se instalaron en espacios que variaban desde los campamentos de viviendas para [trabajadores] migrantes hasta el estacionamiento de Wal-Mart. El objetivo principal de estas clínicas era tomar la presión arterial y hacer pruebas de detección de glucosa en sangre. En estas clínicas de salud se recopilaron bases de datos de los pacientes a través de sesiones de preguntas y respuestas. Como Troxler hablaba español, se ganó la distinción de “la que habla español”. Lo que fuera un requisito de la escuela secundaria se convirtió en una herramienta esencial.

En la escuela secundaria Troxler había elegido español como materia optativa, pensando que la iba a ayudar a aprender italiano. Su habilidad mejoró después de pasar un mes en España como estudiante de licenciatura, y ha sido la clave de su capacidad para comunicarse con los pacientes en todos los lugares donde ha ejercido.

Ella recordó el momento exacto en que algo en su cabeza finalmente hizo click e instintivamente todo el ruido cobró sentido.

“Yo estaba de pie en un autobús y había agua goteando del aire acondicionado”, dijo Troxler describiendo el momento. “Una mujer a mi lado me dijo, ‘agua sucia’. Yo me dije, ¡oh, he entendido lo que ha dicho!”

La capacidad de un médico para comunicarse con los pacientes es fundamental. Los colegas de Troxler creen que probablemente ella sea una de las mejores en este aspecto.

“Su habilidad para relacionarse con los pacientes es realmente maravillosa”, dijo una ex-compañera de trabajo, la Dra. Barbara Cichosz. “Ella tiene una presencia muy genuina en la sala de examen, lo cual creo que permite que las personas verdaderamente se relajen y hablen con ella”.

Cichosz trabajó con Troxler en Silver City, Nuevo México, en un centro de atención primaria. De una lista de comunidades marginadas proporcionada por el National Health Service Corps, Troxler eligió Silver City. Durante esa época, su amplia gama de habilidades llevó un servicio necesario a los habitantes de esa pequeña ciudad y al área rural a su alrededor.

“Como médica general, ella sabía mucho de muchas cosas”, dijo Cichosz. “Eso es realmente útil en un área rural como ésta, una persona que hace de todo”.

El período de tiempo en que se dedicó a trabajar en las clínicas y campamentos permitió que Troxler viera en forma directa los muchos problemas que enfrenta la asistencia médica rural. Mientras trabajaba en Silver City, se dio cuenta de que los problemas que enfrentan las personas que tienen un estilo de vida rural en Tennessee son muy similares a los que enfrentan sus semejantes en Nuevo México. En el caso de los inmigrantes hispanos, algunos de los cuales no tenían visa de residentes, era evidente su miedo de buscar asistencia médica.

“En cuanto a otros lugares de atención, no, ellos no iban allí”, dijo Troxler. “Ellos sabían que tenían un lugar adonde podían atenderles sin hacerles preguntas”.
Desde que regresó a Johnson City, Troxler no ha estado tan involucrada como cuando era estudiante, pero ella recuerda cómo tuvieron que crear la mayoría de los servicios, especialmente para la comunidad hispana.

First-year resident physician Susan Carter presents her patient's case to Dr. Troxler.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro a la izquierda: el médico residente de tercer año, Dr. Shyam Odeti, presenta el caso de un paciente a la Dra. Troxler para su recomendación.

Abajo: la médica residente de primer año Dra. Susan Carter presenta el caso de su paciente a la Dra. Troxler antes de proceder. Fotos: Aaron Hodge

 

 

Read 895 times Last modified on Wednesday, 18 June 2014 17:22