Friday, 06 February 2015 00:00

Pasantes de salud pública de ETSU ganan experiencia estudiando en el extranjero

Written by Melissa Franklin, traducido por Marisela Gutiérrez
Antes de su viaje Milca Núñez y Chris Bush recolectaron suministros para el Proyecto HOPE de la clínica en Monte Plata. Antes de su viaje Milca Núñez y Chris Bush recolectaron suministros para el Proyecto HOPE de la clínica en Monte Plata. Melissa Franklin

Pasión y dedicación fue lo que dos estudiantes necesitaron para dejar sus casas y viajar 1,400 millas, decididos a mejorar las condiciones de salud en otro país.

Milca Núñez y Chris Bush viajaron a la República Dominicana a principios de septiembre para iniciar sus prácticas de campo, un requisito de la Facultad de Salud Pública de East Tennessee State University (Universidad Estatal del Este de Tennessee).

En el 2013 la República Dominicana tenía una población de 10 millones de habitantes, con un 40 por ciento que vivían en la pobreza extrema, según un informe del Banco Mundial. Recibir atención médica es un desafío al que la mayoría de los dominicanos se enfrentan; se estima que hay dos médicos por cada 1.000 personas.

La República Dominicana también presenta un mayor número de embarazos en la adolescencia que cualquier otro país en América Latina, y de acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, la tasa de mortalidad infantil es de 23 por cada 1.000 nacimientos.

Este es el segundo viaje de Bush a la República Dominicana. La primera vez que Bush visitó el país fue en unas vacaciones familiares; sin embargo, durante una excursión a un pequeño pueblo sus ojos se abrieron a la pobreza del país. Para Núñez, es la primera vez que trabaja en un país en vías de desarrollo.

Los estudiantes están trabajando para obtener sus licenciaturas en salud pública, y necesitan 400 horas de experiencia de campo antes de graduarse. Ellos son los primeros estudiantes de la Facultad de Salud Pública que trabajan en la República Dominicana, de igual manera son los primeros en trabajar con Proyecto HOPE.

DSC00114 deleted 8c3d73665f4d4bc7774d6739820400d4Proyecto HOPE es una organización internacional de la salud que inició en 1958 para ofrecer educación sobre medicinas y suplementos, pero además para enviar voluntarios a zonas en necesidad. En ese sentido, en la República Dominicana existen dos clínicas, una en Santo Domingo, capital de la República, y otra en la localidad rural de Monte Plata.

Tanto Núñez como Bush hablan español, lo cual es un requisito para trabajar con Proyecto HOPE en la República Dominicana. El proceso de solicitud consistió en la redacción de ensayos sobre sus antecedentes, su nivel de educación y sus metas profesionales. Se les requirió tener un título universitario o ser estudiantes.

"Aplicamos para el programa y fue como tirar una piedra al cielo para ver qué sucedería", dijo Núñez. "Nos aceptaron y entonces todo se empezó a desenredar".

Núñez y Bush pasaron las primeras siete semanas de su experiencia de campo en Santo Domingo.

"Las historias que estos niños tienen ni siquiera se las pueden imaginar".

                             – Chris Bush 

Mikki Johnson-Maczka, una instructora para el programa de trabajo de campo, visitó la República Dominicana durante el verano para asegurarse de que todo cumpliera con los estándares de la universidad. En primer lugar, Maczka revisó si las clínicas estaban ubicadas cerca de un hospital de emergencias médicas. Asimismo, preguntó sobre la tasa de delincuencia en la zona y cómo los pasantes podrían trasladarse con seguridad en la ciudad.

Según Maczka, el objetivo principal es que los estudiantes obtengan una experiencia del mundo real de lo que es trabajar en el campo de la salud y que puedan aplicar lo que han aprendido en los cursos anteriores. El trabajo de campo debe incluir proyectos para que los estudiantes trabajen en ellos durante su estadía en ese país.

"Definitivamente queríamos asegurarnos de que tuvieran un proyecto en mente, porque no queriamos enviarlos allá y que no tuvieran nada que hacer", dijo Maczka.

Durante su estancia de siete semanas en Santo Domingo los internos trabajaron con Alerta Joven, un proyecto centrado en la juventud de la República Dominicana.

Alerta Joven es una nueva iniciativa para la juventud en riesgo, y fue llevado a la República Dominicana a través de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y la agencia de consultoría Entrena.

De acuerdo con Alerta Joven, el 30 por ciento de la población del país es joven. Los jóvenes en riesgo son aquellos entre 10-24 años de edad que no terminan la escuela, que cometen delitos o que no tienen documentos de identidad, los cuales son necesarios para asistir a la escuela. La mayoría de los jóvenes no tienen acceso a la educación, y de aquellos que sí tienen acceso, el 36 por ciento no completa la educación básica.

"Les dije que no deben sufrir en silencio. Hablen con alguien que ustedes admiren y estén conscientes que no están solos".

                                                        – Milca Nuñez

"Todo el concepto de Alerta Joven es sacar a estos niños de la calle y darles una alternativa", dijo Bush, "que sepan que tienen un futuro y que está en sus manos".

Nuñez and Bush dijeron que algunos problemas que estos jóvenes encuentran son impresionantes.

"Las historias que estos niños tienen ni siquiera se las pueden imaginar", dijo Bush. Durante una sesión con los jóvenes, los internos descubrieron que uno de los niños estaba siendo intimidado en la escuela porque su madre se ahogó en el mar Caribe.

Núñez explicó que estaban trabajando con ese estudiante para que aprendiera a implementar una comunicación efectiva, ya que la salud mental es una parte vital para tener un estilo de vida saludable.

"Les dije que no deben sufrir en silencio", manifestó Núñez. "Hablen con alguien que ustedes admiren y estén conscientes que no están solos".

De acuerdo con Núñez y Bush, este tipo de problemas es común en los jóvenes de la República Dominicana.

Un consejero de Alerta Joven, Jeffery, compartió su historia con los internos. Jeffery creció en la pobreza, sin sus padres, y tuvo que recurrir a las calles para sobrevivir. Jeffery caminó 10 millas o más para abrillantar y limpiar zapatos en Santo Domingo. Con el tiempo, una iglesia local lo rescató y le proporcionó la educación. Jeffery está ahora estudiando para obtener su título de ingeniero mecánico. Él espera que su historia inspire a los jóvenes a trabajar por algo mejor y superar la pobreza.

editedvolpic

Los pasantes también estarán trabajando en un proyecto centrado en las mujeres embarazadas y en el alcance de la atención que reciben. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los países en vías de desarrollo como la República Dominicana tienen un mayor número de embarazos en adolescentes ya que el acceso a la educación y a los recursos es limitado. El índice de muerte materna es más alto entre las adolescentes de 16 años o más jóvenes.

La clínica ya cuenta con un sistema de cinco estrellas donde las mujeres embarazadas reciben una estrella por cada servicio esencial que reciben, tales como asesoramiento nutricional y chequeos. Esto animará a las madres a ir a los médicos con frecuencia. Ellos van a crear un certificado para aquellas madres que reciban las cinco estrellas.

Núñez y Bush se sumergieron en la cultura de la República Domicana visitando las casas y las clínicas médicas y acudiendo a los eventos de Alerta Joven.

Los internos fueron expuestos a muchos dominicanos de un nivel socioeconómico bajo durante un operativo médico en una escuela cercana. De acuerdo con Núñez y Bush, la escuela estaba llena de personas que necesitaban atención médica, pero no podían pagarla. "Es realmente triste de ver, pero esa es la realidad de ese lugar", expresó Núñez.

Maczka habló con Núñez y Bush a través de Skype para mantenerse al día con su progreso. Maczka dijo que el viaje va a ampliar su comprensión de la salud internacional y cómo pueden comparar y contrastarla con el sistema de salud en los EE.UU.

"Espero que se den cuenta de lo que realmente somos", dijo Maczka. "Pero espero que consigan un montón de experiencias prácticas y una comprensión más profunda de lo que significa vivir en estas naciones en desarrollo y sus comunidades".

Arriba a la izquierda: Los estudiantes trabajan con Alerta Joven. Abajo a la derecha: El equipo de Alerta Joven y los estudiantes. (Fotos: contribución).

In English: ETSU Public Health interns gain perspective by studying abroad

Read 629 times Last modified on Wednesday, 01 April 2015 21:19