2016

En un pequeño gimnasio en Kingsport, Tennessee, más de 100 ciudadanos mexicanos están en fila o sentados pacientemente en sillas. Están esperando ser acompañados a una gran área de cámaras, impresoras y equipo de oficina cerca de la parte trasera del cuarto.

Ahí, los empleados del Consulado Mexicano en Atlanta esperan detrás de una larga fila de mesas,tomando fotos y hablando con los visitantes que necesitan un pasaporte, una identificación o matrícula consular u otros documento.

Cuando le preguntas a Silvia Fregoso cuantos hijos tiene, ella pregunta, “¿mis hijos biológicos o mis otros hijos?”

Por los últimos 27 años, Fregoso ha trabajado en la educación de la primera infancia con el programa Head Start para Migrantes y Estacionales de Telamon Corp. En este momento ella tiene 31 niños bajo su cuidado en Elizabethton. Cuando empezó su carrera, Fregoso no sabía con seguridad si el trabajo era bueno para ella.

“Mi esposo trabajaba en los campos en esos días y no tenían personas bilingües para trabajar con el programa Head Start; y yo no era bilingüe todavía, pero Head Start me contrató”, dijo ella.

Un trabajador agrícola se pone su equipo, preparándose para otro día caluroso en el campo. Su hija Lucy lo detiene cuando se prepara para salir con la esperanza de ir con él.

El hombre niega con la cabeza, diciéndole a Lucy que no quiere que ella se lastime. Ella reacciona con enfado y se cuela al campo en contra de su voluntad. Entonces, ella se encuentra con plantas que acaban de ser rociadas con pesticidas.

“Ah, plantas”, comenta mientras come una, curiosa. Su padre la encuentra poco después, desmayada por síntomas de envenenamiento. Él la lleva de urgencia al hospital, pero su condición resulta ser demasiado avanzada para curarse.

Muchos veteranos de guerra de los Estados Unidos dependen de un método para sobrellevar su regreso a la vida civil. Maria Perez Whiston depende de la camaradería con otros veteranos.

Whiston, una veterana retirada del ejército, encuentra paz ofreciéndose como voluntaria en The Warrior’s Canvas y Veterans Arts Center, una galería de arte en el centro de Johnson City que les deja a los veteranos exhibir su arte, tomar clases y vender su arte. La galería les ofrece a los veteranos suministros gratuitos en un esfuerzo para facilitar la camaradería y socialización entre ellos.

Es martes en la biblioteca pública de Johnson City a las 5:45 de la tarde. Callie Longo, de 24 años, se está preparando para la llegada de los miembros de un grupo de conversación que ella dirige cada semana.

El grupo de conversación generalmente pasa la mitad del período de dos horas hablando en inglés y la otra mitad en español.  Longo creó el grupo como una alternativa para las personas que desean seguir aprendiendo y hablando español pero que no tienen ni tiempo ni dinero para inscribirse en un curso.

“Me di cuenta de que cuando estás en la escuela, es muy fácil mantener la habilidad lingüística”, dijo Longo.  “Pero cuando entras en el mundo adulto, no hay realmente nada disponible a menos que estés involucrado consistentemente en conversación”.

Page 1 of 2