Friday, 11 May 2018 17:34

La contaminación de interiores dentro del hogar: Dra. Mildred Maisonet y su Investigación

Written by Brittnee Nave; Traducio por Carly Hedrick
Dra. Mildred Maisonet habla con estudiante de posgrado Titilayo James en la Universidad Estatal del Este de Tennessee (East Tennessee State University), conocida por sus siglas en inglés como ETSU. Dra. Mildred Maisonet habla con estudiante de posgrado Titilayo James en la Universidad Estatal del Este de Tennessee (East Tennessee State University), conocida por sus siglas en inglés como ETSU. Foto: Brittnee Nave

Un leño ardiendo en la chimenea puede emitir un aroma agradable, pero este método de calentar el hogar durante el invierno puede introducir riesgos a personas con problemas respiratorios. El humo, tanto si es de leño, carbón o tabaco, emite partículas en el aire que se consideran contaminantes domésticos.

Un nuevo estudio de cinco años examina cómo esas partículas en el aire afectan a pacientes con la enfermedad de obstrucción pulmonar crónica, conocida por sus siglas en inglés como COPD, que viven en áreas rurales o urbanas.  Los pacientes son visitados tres veces durante un período de seis meses, y monitores son instalados en sus hogares para buscar toxinas en el aire. La Dra. Mildred Maisonet, una profesora de la Universidad Estatal del Este de Tennessee, dirige la parte rural del estudio.

Según la Fundación COPD (COPD Foundation), COPD es un término para describir enfermedades pulmonares progresivas que incluyen enfisema, bronquitis crónica, asma refractaria (no reversible) y algunas formas de bronquiectasias. Individuos con esta enfermedad generalmente tienen síntomas como una tos incrementada y falta de aliento.

“Vivimos en un área donde…  el humo de tabaco, y la quema de combustibles sólidos como el leño o el carbón para cocinar o calentar, son las mayores fuentes de contaminantes domésticos”, dijo Maisonet.

Originalmente de Puerto Rico, Maisonet ha trabajado en ETSU desde el 2014 en el departamento de bioestadística y epidemiología.  Como epidemióloga, ella estudia la ocurrencia de enfermedades y sus causas, usando esta información para prevenirlas y controlarlas.

La investigación previa de Maisonet ha incluido el efecto de químicos en la reproducción femenina, incluyendo la menarquía, o el primer período menstrual.  Según Maisonet, esta investigación se hace importante para el mantenimiento de la especie humana.

“Para mujeres, una de las cosas más importantes en el mundo es ser mamá”, ella dijo.  “Cuando tienes problemas de fertilidad que pueden ser explicados por factores ambientales, podemos recomendar modificaciones para prevenirlos”.

Empezó su investigación sobre los contaminantes del aire doméstico y la morbidez de COPD después de mudarse a Johnson City, Tennessee, para trabajar en ETSU.

“Cuando vine a Johnson City, encontré muchas cosas que no esperaba”, ella dijo. “Dos cosas que me preocupaban eran el nivel de pobreza y la falta de educación sobre los contaminantes del aire doméstico”.

“Vivimos en un área donde…  el humo de tabaco, y la quema de combustibles sólidos como el leño o el carbón para cocinar o calentar, son las mayores fuentes de contaminantes domésticos”.

                                                    – Mildred Maisonet

Después de ser invitada a participar en un proyecto de investigación sobre la contaminación interior, descubrió que podía abordar sus preocupaciones.

El proyecto de investigación es parte de una beca de $1,5 millones, y predijeron la participación de 100 personas en el estudio. Hasta ahora, la investigación ha estado en progreso por un par de meses y ha inscrito 15 participantes.

El alma mater de Maisonet, la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins(Johns Hopkins University School of Public Health) en Baltimore, Maryland, colaborará con ETSU en la investigación.

Maisonet se ha interesado por la ciencia desde una edad temprana, y dijo que era su materia favorita en la escuela.

“Siempre me he interesado en aprender cómo funcionan las cosas”, dijo.  “Desde que tengo memoria, siempre estaba muy entusiasmada con las matemáticas y la ciencia”.

Maisonet2.0

En la universidad, a Maisonet también le gustaba la programación de computadoras, y quería incorporar sus dos intereses. Luego después de leer “Detectives Médicos” (Medical Detectives) por Berton Roueché, que incluye historias sobre cómo diagnosticar enfermedades en una población, ella se quedó fascinada.  Entonces, decidió ser epidemióloga.  También estudió bioestadística, por su interés en tecnología e informática.    

Obtuvo su licenciatura en biología y su maestría en epidemiología en la Universidad de Puerto Rico. 

Después de graduarse, Maisonet empezó, en el 1998, una pasantía en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention), conocidos por sus siglas en inglés como CDC, que rápidamente se convirtió en un puesto permanente.  Trabajó en la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (Agency of Toxic Substances and Disease Registry) de los CDC, que se centra en proteger a las comunidades de efectos nocivos de salud asociados con la exposición a sustancias peligrosas naturales y artificiales.

En el 2001, ella obtuvo su doctorado en epidemiología en Johns Hopkins.

“Me encantaban mis profesores en Johns Hopkins”, dijo. “Eran personas con mucha experiencia ganada durante años y años, y eran expertos. Todos trabajaban juntos y coordinaban el trabajo que nos daban”.

Maisonet valoraba el cuerpo estudiantil diverso en la universidad.

“Fue agradable poder conocer otras culturas mientras conseguía mi doctorado, y haber hecho amistades ahí que probablemente durarán toda la vida”, dijo.

Además de trabajar para los CDC y la Organización Panamericana de la Salud, Maisonet colaboró con la Escuela de Salud Pública Rollins (Rollins School of Public Health) en Atlanta del 2003 al 2006, y trabajó para la Universidad de Oulu en Finlandia durante 18 meses como una conferencista.  Después, se mudó al Este de Tennessee.

Kenneth Silver, profesor asistente de salud ambiental en ETSU, conoció a Maisonet cuando empezó en la universidad hace tres años.  Desde entonces, los dos han colaborado en proyectos.

“Desde el principio, me ilusionaba la oportunidad de animar a una epidemióloga ambiental con sus credenciales excelentes a empezar investigaciones colaborativas”, dijo. “Estamos en la misma sintonía en cuanto al diseño de estudios epidemiológicos, la viabilidad de trabajar con poblaciones regionales, y la deseabilidad de involucrar a miembros de la comunidad”.

La investigación de Maisonet sobre las toxinas interiores es respaldada por el Departamento de Epidemiología y el Departamento de Salud Ambiental.

Ella y Silver también trabajaron como coinvestigadores en el proyecto “Entrenar a los Líderes” (Train the Leaders) del Consejo Rector de Tennessee (Tennessee Board of Regents). Esta iniciativa patrocinó el Instituto de Salud para Liderazgo en la Salud Ambiental (Environmental Health Leadership Health Institute) para 28 estudiantes hispanos de escuelas secundarias en el área.  

maisonet and student

 “Me encanta que sea una colaboración entre nuestros dos departamentos, epidemiología y salud ambiental”, dijo Silver. “Científicamente, el equipo está haciendo preguntas importantes sobre una enfermedad común en personas de mediana o tercera edad”.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (U.S. Department of Health and Human Services) reporta que aproximadamente 12 millones de adultos en los E.U. son diagnosticados con COPD, y 120.000 fallecen de la enfermedad anualmente. Se cree que otros 12 millones de adultos en los E.U. tengan COPD no diagnosticado.

Según Silver, la investigación sobre las toxinas interiores podría ser de beneficio no solo para la comunidad local, sino también para ETSU.

“Con la involucración de los colegas de Mildred en Johns Hopkins, el estudio traerá reconocimiento a ETSU para futuros estudios sobre problemas de salud ambiental que afectan a la población local”, dijo Silver.

Maisonet tiene consejos para los que desean reducir la cantidad de contaminantes en el aire doméstico de su casa. Sugiere probar la casa, hacer suministros de limpieza usando recetas en la red, y evitar fragancias. 

“Porque las fragancias como el perfume están hechas de químicos desconocidos”, ella dijo. “Son protegidos por leyes de propiedad. Entonces, si tienes un perfume, nadie sabe que contiene porque las compañías no quieren que esa información sea pública. No quieren que la gente obtenga su receta para copiarla”.

Arriba, a la derecha: Maisonet escucha durante una lectura en ETSU. Arriba, a la izquierda: Maisonet con el estudiante de posgrado en ETSU, Prem Gautam. Fotos: Brittnee Nave.

In English: Indoor Pollution Close to Home: Dr. Mildred Maisonet and her Research

Read 134 times Last modified on Thursday, 21 February 2019 16:41