Friday, 11 May 2018 17:34

Más que un arte marcial: Marcelo Kramer enseña capoeira en ETSU

Written by Hannah Purdy; Traducido por Robert Lay
Kramer aporta conocimiento y personalidad a sus clases de capoeira.  Kramer aporta conocimiento y personalidad a sus clases de capoeira. Foto por Hannah Purdy

Marcelo Kramer comienza cada una de sus clases de capoeira con una lección de historia. Luego él pone una música, y espera que todos bailen. Sólo después de eso, comienzan las instrucciones en el arte marcial. Kramer, de 33 años, ha enseñado capoeira en el CPA[1] de la Universidad Estatal del Este de Tennessee (ETSU) desde mayo de 2016. Trabaja duro para incorporar la importancia cultural e histórica de la capoeira en los aspectos físicos de la clase.

"Es difícil enseñarles [todo] a las personas que llegan al CPA en [solamente] una clase", dijo. "Tengo mucho que decir, pero es mucha información que compartir".
La historia de la capoeira es rica, y Kramer la cuenta como si fuera su propia historia – y de hecho lo es, de cierto modo. Él es de Natal, una ciudad en el estado brasileño de Rio Grande de Norte, y la capoeira le ha cambiado la vida. ¿Cómo se desarrolló el arte y cómo llegó a conectarse con esa actividad?
La historia de la capoeira comienza con la historia de Brasil. En el siglo XVI, el Imperio Portugués colonizó lo que hoy en día es Brasil. Portugal esclavizó a los pueblos indígenas y, además, trajo a millones de africanos a través del Atlántico para trabajar como esclavos. La capoeira se creó como una forma para que los esclavos aprendieran a pelear de modo secreto.

Capoeira combines high energy martial arts with music. "La idea del baile y la música era una forma de engañar a los guardias", dijo Kramer. "[Los esclavos] agregaron los instrumentos [al arte marcial] y pasaron a tocar música [mientras lo practicaban] así que cuando los guardias los miraban, pensaban que era algo religioso o un baile. Pero en realidad se estaban entrenando en el arte marcial para vencerlos.”

Debido a esta asociación, el gobierno brasileño prohibió la capoeira a fines del siglo XIX. Como escribió Matthias Röhrig Assunção en su libro "Capoeira: A History of an AfroBrazilian Martial Art" (Capoeira: La historia de un arte marcial afrobrasileño), casi el 10 por ciento de los detenidos en una cárcel de Río de Janeiro en 1862 habían sido arrestados por hacer la capoeira. Sin embargo, los brasileños aún la practicaban, y eventualmente el gobierno la vio no sólo como una técnica de lucha, sino como algo culturalmente significativo. En el 2014, la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas declaró la capoeira como "patrimonio cultural inmaterial" y la otorgó un estado de protección.

En la época moderna, la capoeira es tan familiar para los brasileños como bolear en el patio trasero para los norteamericanos. Si bien es un arte marcial, también está incluido en el Diccionario de Baile de Oxford (Oxford Dictionary of Dance), que define su combinación de maniobras acrobáticas y atléticos pasos de baile como influyentes en los estilos modernos de danza europea y estadounidense. Kramer dijo que en Brasil la capoeira está tan arraigada en la cultura como sea posible, hasta incluso se enseña en las escuelas.

"De verdad, nunca realmente [pensé en] la capoeira como un arte marcial", dijo Kramer. "Para mí, fue sólo una parte de mi vida, pero no la practicaba como un deporte. Era parte de mí”.

Cuando tenía 6 o 7 años, Kramer comenzó a aprender capoeira en las calles. Durante mucho tiempo, no fue más que eso para él, un pasatiempo casual. Si bien tenía amigos que entrenaban capoeira, a él le interesaba más el surf en las dunas. Él ya era un adulto cuando comprendió la importancia de la capoeira.

"Cuando llegué a los Estados Unidos por la primera vez en 2007 ... fue cuando me di cuenta de que la capoeira era más de lo que pensaba", dijo Kramer. "Estar lejos del país, lejos de la gente y ver la capoeira, era como sentirme en casa."

Comenzó a entrenar en los Estados Unidos, y cuando regresó a Brasil hace cuatro años, decidió buscar un maestro que le enseñara. La capoeira tiene un sistema de clasificación; un maestro, o "mestre" en portugués, es el rango más alto. Entrenar con Bruno Savini, conocido como Mestre Delicado, ayudó a Kramer a conectarse con su herencia de una manera que nunca antes había hecho.

"Aprendí mucho sobre la historia de Brasil [de cosas] que ni siquiera imaginaba que existieran", dijo.

"Para mí, es una forma de estar cerca de mis raíces".

Este interés en la historia de Brasil es, irónicamente, lo que lo trajo de vuelta a los Estados Unidos para la escuela de posgrado. Kramer es un biólogo. En su estado natal, hay muchas cuevas, y él estableció un grupo sin fines de lucro para preservarlas. Él desea proteger las cuevas contra compañías, para que no exploten su concentración alta de minerales.

Empecé a encontrar fósiles en las cuevas y pensé, 'Tengo que hacer algo'", dijo Kramer.Capo

Fue este descubrimiento que finalmente lo llevó a conectarse con el director del Centro de Excelencia en Paleontología de ETSU (ETSU Center of Excellence in Paleontology), el Dr. Blaine Schubert. Schubert animó a Kramer a solicitar el ingreso al programa de posgrado en geociencias de ETSU.

Kramer espera regresar a Brasil y su trabajo con las cuevas algún día. Él cree que lo que hay adentro de ellas puede traer un sentido de orgullo a su ciudad natal.

Hasta que complete su maestría este diciembre, [Kramer] intenta traer algo de Brasil al este de Tennessee. Laura Rooney, otra estudiante de posgrado en geociencias, ha asistido a sus clases desde la primavera de 2017.

"La idea de un arte marcial combinado con música y baile incorpora lo mejor de ambos mundos", dijo.

Pero lo que la hace regresar son las enseñanzas de Kramer. Tan presto como una sonrisa, tal y como lo es con la corrección en la técnica, él sabe cómo hacer con que se sientan cómodos a los nuevos estudiantes y a los regulares en el estudio de aeróbicos donde él enseña.

"Es muy bueno en enseñar una clase que incorpora personas de niveles más altos y personas de niveles más bajos", dijo Rooney. "Lo hace de una manera entretenida para las personas que están asistiendo ya hace mucho tiempo, pero al mismo tiempo comprensible para que las nuevas personas puedan entender."

Kramer originalmente comenzó a enseñar porque no había ningún grupo local de capoeira. ¿Por qué no comenzar su propio grupo? Lo hizo, y ahora también enseña yoga en el Centro de Yoga de la Ciudad (DYC).

"Él trae una variedad de cosas muy geniales y diferentes, no sólo al Centro de Yoga de la Ciudad, sino también al este de Tennessee", dijo el propietario de DYC, Kim Blaine.

Después de asistir a una clase, los estudiantes están de acuerdo que es un maestro natural. Su énfasis en el contexto y la historia de la capoeira sencillamente enriquece la experiencia.

"Para mí, es una forma de estar cerca de mis raíces", dijo Kramer. "Mi maestro en Brasil me dijo, 'A donde sea que vayas, trata de llevar la capoeira contigo. Intenta mostrársela a la gente allí porque es la mejor manera de mostrar la cultura brasileña”.

Marcelo


[1] Basler Center for Physical Activity, conocido por sus siglas en inglés como CPA.

Arriba a la izquierda: Kramer demuestra el alto nivel de agilidad que es característico de la capoeira.

Arriba a la derecha, centro: los nuevos y viejos estudiantes se divierten en las clases de Kramer en ETSU.

Fotos por Hannah Purdy

In English: More Than a Martial Art: Marcelo Kramer Teaches Capoeira at ETSU

Read 216 times Last modified on Thursday, 21 February 2019 17:02