Friday, 11 May 2018 17:36

International Buccaneer Buddies: Un hogar lejos de casa

Written by Sydney Graham; Traducio por Lauren Whitney
María Ávila, una estudiante de posgrado en el programa de estudios de comunicación profesional, es una líder del programa de los Amigos Bucaneros Internacionales (International Buccaneer Buddies), conocido por sus siglas en inglés como IBB. María Ávila, una estudiante de posgrado en el programa de estudios de comunicación profesional, es una líder del programa de los Amigos Bucaneros Internacionales (International Buccaneer Buddies), conocido por sus siglas en inglés como IBB. Foto por Sydney Graham

Universidades en los Estados Unidos aceptan a estudiantes de todo el mundo, y la Universidad Estatal del Este de Tennessee (East Tennessee State University), conocido por sus siglas en inglés como ETSU, está entre ellas. Los estudiantes viajan horas para llegar a ETSU, y así fue para María Ávila.

Ávila llegó para su primer año en la universidad en la primavera de 2013. Ella viajó de Cuernavaca, México, la ciudad capital del estado de Morelos. Cuando se fue a casa después de un semestre en los Estados Unidos, ella no estaba segura si quería volver. Extrañaba a su familia y su casa.

“El primer semestre fue bastante difícil”, Ávila dijo. “Justo antes de volver, mi mamá y yo lloramos juntas, y ella me dijo que no estaba segura de enviarme allá, o de si hiciera lo correcto para ampliar mis horizontes. Yo le dije que iba a estar bien. El semestre siguiente, me uní a IBB”.

International Buccaneer Buddies es una organización que conecta a estudiantes universitarios y estudiantes de posgrado de ETSU con estudiantes de intercambio para orientarlos en Johnson City. Hace aproximadamente siete años que Brent Morrow, un profesor de consejería ahora jubilado, comenzó el programa.

AvilaLaughswithMorrow

“Vi una necesidad de conectar mejor a los estudiantes internacionales con los estudiantes estadounidenses y también entre sí”, dijo Morrow. “Recientemente, nos han incorporado al Centro Multicultural. Tenemos una oficina ahora, así podemos planear más [actividades] para los estudiantes internacionales”.

El programa de amistades empareja a un estudiante internacional con un estudiante de ETSU que puede ayudarlo en el campus y aun crear una amistad. Hay un programa de anfitriones relacionado con IBB llamado el Programa de Amistad Internacional (International Friendship Program) que Morrow comenzó en 2006.

“Con el programa de anfitriones, reclutamos a familias, que trabajan en la universidad o en la comunidad”, dijo Morrow. “Cuando el estudiante llega, a veces después de un viaje en avión de 24 horas, la familia lo recoge, lo aloja por un par de noches, lo lleva de compras, y lo ayuda con los cambios”.

En 2016, el 5 por ciento de 13.410 estudiantes de ETSU llegó de 74 países diferentes, según el Libro de Datos de Inscripción (Enrollment Fact Book) de ETSU. Eso incluye a 676 estudiantes internacionales. Para algunos de esos estudiantes, IBB les ayudó a conocer a otros estudiantes.

Después de que Ávila se unió a IBB, conoció a otros estudiantes en la misma situación de salir de casa y buscar una comunidad.

“No tienes un carro, no conoces a nadie. Extrañas estar en casa, pero en IBB, todo el mundo es tan acogedor y tan dispuesto a aprender sobre culturas diferentes”, dijo Ávila.

Ávila fue un miembro de IBB hasta que se graduara. Ahora una estudiante de posgrado, Ávila es una líder en IBB. Cada semestre ella se conecta con un estudiante internacional, un “compañero,” para orientarlo en el campus y en la ciudad. Ella le muestra a su “compañero” los edificios del campus, lo invita a comer, e incluso van juntos a Starbucks.

Según el Instituto de Educación Internacional (Institute of International Education), 1 millón de estudiantes internacionales asistieron a universidades en los Estados Unidos durante el año escolar 2015-16. Es un aumento de 85 por ciento de los 564.766 estudiantes en 2005-06.

Según el instituto internacional, los cinco países principales que enviaron estudiantes a los Estados Unidos en 2015-16 fueron China, India, Arabia Saudita, Corea del Sur y Canadá. Juntos, enviaron 643.732 estudiantes ese año. México fue el décimo con 16.733 estudiantes. ETSU recibió 16 estudiantes de México ese año.

“He conocido a tantas personas de todo el mundo, [incluyendo] algunos de mis mejores amigos”.

                                                 – Maria Avila

En el año escolar 2005-06, México era el séptimo con 13.931 estudiantes. Los cinco países principales eran India, China, Corea del Sur, Japón, y Canadá, con un total de 365.021 estudiantes. Arabia Saudita no estaba entre los 20 principales. En ETSU, había siete estudiantes de México.

ETSU tiene un programa de intercambio bilateral, en el cual envía estudiantes al extranjero a cambio de recibir estudiantes internacionales. Los países socios de ETSU incluyen Inglaterra, China, Rusia, Noruega, Japón, y Alemania. Cada país tiene al menos una institución que participa.

“Estudiantes de intercambio internacional tienen la opción de asistir a ETSU por uno o dos semestres como estudiantes que no buscan licenciatura; sin embargo, también hay la opción de asistir a ETSU como estudiantes que buscan licenciatura”, dijo Chasity Drew, una consejera para estudiantes internacionales. “Los estudiantes que buscan licenciatura típicamente están aquí por los cuatro años tradicionales”.

Este semestre, la compañera de Ávila es de Vietnam, uno de los países que no está en el programa de intercambio [de ETSU]. Ngoc Tran estudia administración de negocios en la Universidad Internacional de Ho Chi Minh City. Ella encontró ETSU a través de [la compañía] Programa de Intercambio Internacional Estudiantil (International Student Exchange Program). Está matriculada por solo un semestre a través de ISEP. Se unió a IBB antes de asistir.

AvilaandTranatDinner

“IBB me ha ayudado mucho”, dijo Tran. “Cuando vine aquí, ya había hecho amistad con estudiantes internacionales y estudiantes estadounidenses. Todos han sido muy amigables. Están dispuestos a ayudarte y son muy amables”.

Antes de que llegara Tran, ella eligió regalos para Ávila y su familia anfitriona, queriendo agradecerles por darle la bienvenida. Ávila recibió salero y pimentero en forma de gallinas.

“Ella los empacó antes de venir porque sabía que iba a tener un amigo”, Ávila dijo.

Las oportunidades con IBB no terminan cuando el período de intercambio termina.

“Estudiantes, cuando vuelven a sus casas, comienzan su propio IBB en sus universidades”, Morrow dijo. “IBB tiene un impacto en ellos, y lo quieren compartir”.

Hace unas semanas, Ávila y algunos otros líderes de IBB planearon llevar a sus amigos [de IBB] a un restaurante vietnamita. Lo que comenzó como un pequeño grupo se convirtió en 29 personas. A Ávila le encantó.

“Pedí un plato con secciones de comida”, ella dijo. “La carne estaba en un lugar, las verduras en otro, y no sabía cómo comérmelo. Mi compañera me mostró cómo colocar la comida en el papel de arroz. Si ella no me hubiera ayudado, habría comido cada parte por separado. El IBB me dio oportunidades como ésta”.

Aunque Ávila lloró cuando tuvo que volver a ETSU, las lágrimas se secaron cuando encontró a IBB.

“He conocido a tantas personas de todo el mundo, [incluyendo] algunos de mis mejores amigos”, dijo Ávila. “[IBB] enriquece el alma. Realmente es una experiencia increíble”.

Arriba a la izquierda: María Ávila habla con Brent Morrow sobre su regalo de Ngoc Tran (Foto por Sydney Graham). Abajo a la derecha: María Ávila y Ngoc Tran salen a comer con otros estudiantes internacionales (Foto proporcionada por Ngoc Tran).

In English: International Buccaneer Buddies: A Home Away From Home

 

Read 281 times Last modified on Thursday, 21 February 2019 17:01